Principal Arbol de la Vida Cábala Tarot Cursos dialogando

 

Algunas ideas sintéticas sobre el simbolismo del
Arcano
XXI El Loco.

 Extractos del libro “El Arte de Vivir” de Sergio Valdivia

 

Estudio Analítico

En la mayoría de los libros sobre el Tarot, aparece sin numeración o con número 0. Como no se comprende bien donde ponerlo, esto provoca también que numeren muchas veces como 21 al Arcano "El Mundo". Esta confusión causa, además, una errónea distribución de los Arcanos en muchos diseños del Árbol de la Vida, llevando a colocar este Arcano en el sendero que une La Corona (Kether) con La Sabiduría (Kjokmah), lo que es un gran error, debido a que sus símbolos muestran una de las primeras etapas en el camino. Al ponerlo en esa ubicación errada, se tiene que forzar el simbolismo llegando al absurdo de sostener que el loco es en realidad, un sabio.

Cuando se sabe que estos Arcanos son en realidad un libro escrito en símbolos, un libro de desarrollo iniciático, y se estudia a fondo, se hace evidente que esta lámina está a continuación del Arcano 22, debiendo llevar por lo tanto, el número 21. Es la ubicación completamente lógica, es el segundo paso en el camino del desarrollo iniciático.

Este personaje de El Loco es bastante arquetípico, bastante común. En todas las culturas aparece una imagen semejante del loco, del juglar. Está lleno de obras y escritos de grandes autores que hablan de personajes como éste. Aún hoy en los circos están los payasos, los cómicos.

En este caso, es un personaje que viste bien extraño. Una ropa hecha de pedazos. Pero es una ropa de muy buena calidad. La tela es bien buena, pero están cocidas en forma descuidada. Tiene un zurrón y lo lleva incluso mal tomado, con el brazo atravesado en una posición bastante incómoda, bastante torpe y se supone que lleva allí una serie de cosas inservibles. Lleva un cetro, una vara, que pudiera servirle de apoyo pero no la utiliza para ese fin. Camina pero está mirando hacia las nubes o a cualquier otra parte. Hay un perro que le muerde una pierna y podría usar ese mismo palo para espantarlo pero no parece hacerlo. O quizá se trata de su fiel compañero que trata de avisarle del peligro y él no lo escucha.  Y como está mirando para cualquier parte ni siquiera sabe que va a caer en un pequeño precipicio. Hay un cocodrilo que se está relamiendo, esperando el bocado que viene.

Lleva un gorro ridículo de esos típicos que se le ponen a los tontos. Representa al ser humano que está recién empezando a tomar consciencia de sí. A darse cuenta de quién es, de qué es lo que tiene, qué es lo que arrastra. Parece un poco ofensivo. Pero esto significa que una vez que ha dado este primer paso para reflexionar sobre el mundo, el universo y su razón de ser, continúa con este paso para observarse a sí mismo: ¿quién soy? ¿qué es lo que traigo? ¿qué es lo que estoy haciendo? ¿por dónde voy caminando? ¿qué objetivo tengo? ¿qué tengo en mi mente? Y se encuentra con que es un loco, un tonto que no sabe a dónde va. Que no sabe bien qué cualidades tiene en las que se puede apoyar y no las está usando. Que está arrastrando sentimientos de culpa del pasado, arrastrando rencores, defectos, arrastrando año tras año una serie de condicionamientos, sin saber liberarse de ellos y sin que les sirvan para nada. Que está sufriendo dolores por los cuales no ha hecho nada por liberarse definitivamente , ya sean dolores físicos, emocionales o mentales, como ese perro que le está mordiendo la pierna. No ha hecho nada realmente efectivo por terminar con eso.

Estudio sintético

CONSCIENCIA DE SÍ

Es un paso fundamental porque nadie puede efectivamente superar algún defecto si no tiene consciencia que lo tiene. Así que nadie puede mejorar si alguna vez no se observa sinceramente lo que es, con sus virtudes y también con sus defectos. Solamente cuando se dé cuenta se puede transformar. Pero si siempre quiere disfrazar la realidad nunca va a superar nada. Pero también por supuesto, debe reconocer todas las cualidades que ya se poseen para desarrollarlas bien y para aplicarlas. Hay que observar todo aquello que nos pueda faltar en nuestra vida para desarrollar el interés por adquirirlo. Se supone que ya estamos discerniendo y el discernimiento empezó a producirse en el paso anterior.

Estamos hablando de adquirir cosas realmente importantes, que realmente sean de la vida, que realmente interesen para nuestro desarrollo, nuestro crecimiento, nuestra espiritualidad, nuestra salud, nuestra paz, nuestra armonía. Se trata de saber qué me falta para ser feliz, qué me falta para realizarme, qué me falta para servir mejor a los demás, qué me falta para aprender a amar. Luego de descubrirlo, empezar a buscar dónde adquirirlo, quién me lo pueda enseñar, quién me pueda guiar para desarrollarlo.

También será interesante ver las necesidades fundamentales que tengamos y que no hayan sido satisfechas, porque cuando una necesidad no es consciente y rectamente satisfecha , instintivamente la buscaremos de cualquier modo. Y no siempre de la mejor manera. Todos tenemos la necesidad de sentirnos importantes, pero si no encontramos satisfacción con eso y no se toma consciencia de ello, con tal de llamar la atención la persona puede hacer la imbecilidad más grande. Como un francés que estuvo metido en hielo durante un tiempo pero que no logró batir el récord de permanecer en él durante 45 minutos. Pero logró aparecer en la televisión.

NECESIDAD DE SATISFACER... LAS NECESIDADES

La gente hace las cosas más increíbles con tal de llamar la atención de los demás. Las personas a medida que avanzan en edad empiezan a inventar o exagerar enfermedades para lograr llamar la atención de las personas que les rodean, puesto que ya nadie les hace caso. Y como tanto piensan en la enfermedad, realmente empiezan a enfermarse. Y como ya los demás están aburridos oírlas hablar de enfermedades, entonces exageran más la enfermedad. Pero es una necesidad vital de sentirse necesario para alguien.

Es fundamental, insisto, aprender a descubrir las necesidades que tenemos y satisfacerlas de manera correcta y no llegar un día en que sentimos que no somos necesarios para nada ni para nadie.

También hay personas que trabajan duro, se llevan trabajo para la casa en el fin de semana y les hacen favores al jefe, y después, de un día para otro, las echan igual del trabajo. Uno puede aprender sin embargo a ser indispensable en el trabajo, y si logran finiquitarle el contrato, lo contratarán rápidamente en otro lugar. Eso se puede aprender.

Pero hay que partir estableciendo una lista de las necesidades fundamentales que cada uno tenga y eso los va a empezar a encaminar para resolverlas de manera correcta.

IMPORTANCIA DEL ALINEAMIENTO

El Arcano nos muestra a este personaje curioso en que podemos visualizar que él realiza una acción, está caminando, pero con los sentidos en cualquier otra cosa, puesto que no está sintiendo el dolor del animal que lo muerde. Piensa en otro asunto, si es que está pensando en algo concreto. Es decir, nos está enseñando que debemos pensar, sentir y actuar en una línea. Alineados en un sólo propósito.

¿Es muy rara la condición de él? No es rara. La mayoría de las personas está pensando una cosa, sintiendo otra y haciendo otra. Cuando están haciendo algo, la mente puede estar en cualquier otro lugar. Hasta cuando están conduciendo un automóvil, de pronto se dan cuenta que han pasado cientos de metros y no fueron conscientes de cómo estuvieron conduciendo. Y ahí sí que puede ser grave porque hay muchos accidentes producto de esa distracción. Por lo menos, el pensar, sentir y actuar de manera descoordinada, produce una ineficiencia en la vida. Cuántos están leyendo un libro, por ejemplo, y al rato se dan cuenta que no saben lo que leyeron o descubren que estaban leyendo. Cuántos encienden el televisor y no lo ven. Lo hacen sólo para que haya ruido. ¿Por qué tienen que tener siempre algo encendido que meta ruido? Se suben al auto y encienden la radio. Llegan a la casa y encienden el otra vez el televisor aunque no escuchen ni observen. ¿Por qué? Por miedo a estar solos. Y ¿por qué es el miedo a estar solos? Para no pensar en sí mismos. Porque no tienen la costumbre de observarse, les da miedo. Puede que se encuentren con sorpresas. Entonces hay que meter bulla para no pensar, para no meditar, para no reflexionar.

Conviene de vez en cuando apagar la televisión o la radio y hacerse una observación de sí. Pensando, sintiendo y actuando en ese comportamiento de observación de sí. Y cuando hay que trabajar o hacer algo, estar con todos los sentidos y la emoción puesta en lo que se hace, y pensando en lo que se hace. O cuando se estudia, hacerlo con emoción positiva, con buenos hábitos, con buenas posturas, con un actuar correcto para lo que estamos haciendo. De esa manera, si logramos cambiar estos hábitos, la eficiencia en la vida es enorme.

Es fácil observar que mientras menos cosas haga una persona, más se cansa. Que las personas que hacen pocas en el día siempre andan con cara de agotadas y muy cansadas. Y que las personas que tienen una gran actividad no están tan cansadas o ni siquiera lo están. Son eficientes en lo que realizan porque no pierden el tiempo. En cambio los que hacen poco, que hacen una cosa, piensan en otra y sienten otra, nunca les alcanza el tiempo, porque son muy poco eficientes.

Hay más de estos locos de lo que uno cree. ¿Cuántas personas no están llenas de ideas, de conocimientos, de mensajes que han sido recibidos de manera totalmente desordenada. Porque cada uno le ha grabado en su mente ideas diferentes: la mamá, el abuelo, el papá, el profesor, la tele, la tía. Todo el mundo las ha llenado de ideas, porque todo el mundo quieren que sean como ellos quieren que sean. Y todo esto sin ningún plan, sin ninguna armonía, ideas contrapuestas, entonces interiormente sólo existe un caos. Y por esta razón la persona es poco eficiente, porque tiene ideas contradictorias. A veces desea hacer algo de una manera y algo interior lo impulsa a no hacerlo, o a hacerlo de modo distinto. O quiere intentar alguna acción y le da miedo hacerlo, porque alguna vez alguien le grabó un mensaje como "ten cuidado con hacer tal cosa, porque puede sucederte esto o lo otro". Con tantas ideas revueltas, la persona puede sentirse abrumada.

Ustedes saben que un imán, supongamos que tenemos una barra de hierro imantada, tiene una serie de moléculas. Cuando se imanta un fierro, las moléculas interiores, se alinean todas de una determinada manera. Todas con su polo positivo a un lado y el negativo al otro. Y que cuando el fierro no está imantado, están las mismas moléculas pero de manera aleatoria, desordenada. Cada molécula es un imán, cada una tiene un polo positivo y uno negativo. Pero al estar desordenadas sus fuerzas se contrarrestan y no producen ningún efecto, no atraen ni rechazan nada. Pero cuando se imantan, como todas se alinean, ocurre que todos estos pequeños imanes hacen la misma fuerza, para la misma dirección. Apuntan todos al polo positivo por un lado y todos al negativo para el otro. Se suman los efectos y tenemos entonces un imán.

Así, una persona que durante toda la vida ha recibido mensajes, condicionamientos e ideas de manera desordenada y sin ningún plan específico, es como un fierro cualquiera en que todas esas ideas se contrarrestan unas a otras. Pero la persona que aprende a limpiar su desván, a alinearse, a ordenar sus creencias, sus pensamientos, sus objetivos, al alinearlos produce una fuerza y se transforma en una persona creadora y atractiva. Atrae como el imán y rechaza como el imán lo que no necesita o no le conviene.

Pero la mayoría lo tiene irresponsablemente desordenado. Por eso, la gente común y corriente es tan poco realizadora, tan poco creadora. Por eso los líderes y los creadores son tan pocos y la inmensa mayoría sigue o hace lo que los otros dicen que haga o utiliza lo que otros crearon. Porque mientras la persona no sea consciente de esto, no sea responsable, no sabe lo que quiere y si no sabe lo que quiere no puede tener éxito. Para realizarse o tener éxito hay que tener muy claro lo que se quiere y no tener ideas o sentimientos que se opongan a lo que uno quiere. Mientras la persona no resuelva eso, se arrastra por la vida realmente sin saber a dónde va. Algunos por casualidad caen en un buen lugar. La mayoría no. Las personas se dejan llevar en la vida simplemente por impulsos, por instintos, por emociones. Queda trabajando donde quedó, queda estudiando donde quedó, se casa con el o la que le tocó a veces. Por lo tanto, hay más locos de lo que uno piensa.

QUIÉN POSEE A QUIÉN

Si la persona no se posee a sí misma, los demás la poseen a ella. Y los demás le dicen lo que tiene que hacer, cómo tiene que comportarse, cómo tiene que vestirse, qué es lo que tiene que estudiar, qué es lo que más le conviene, con quién se tiene que casar. "Me tienes que venir a ver, me tienes que comprar esto, me tienes que hacer esto otro". Así descubrimos que el cariño se compra.

¡Pero hay una esperanza! Y está representada en esta lámina. Él tiene todo lo necesario. Tiene buena tela, tiene un bastón en qué apoyarse y con qué espantar el dolor. Quiere significar que tiene un componente espiritual. El ser espiritual está siempre presente en todos, hasta en el más desgraciado.

Así que si bien es como tragedia lo de la familia humana el andar hasta ahora de esta manera, no es despreciable porque tiene este componente espiritual y esta posibilidad de despertar y de regenerarse. Pero se necesita cierta valentía, saber osar, para observarse sinceramente lo que uno es. Cómo lo han manejado en la vida, cómo ha hecho lo que los demás quieren que haga, la confusión que hay en su ser interior, los defectos que aún tiene, los impulsos que lo llevan a actuar. Lo que tiene en ese zurrón, todos los cachureos que todavía arrastra. La gente cuando se muda de casa se da cuenta de todas las porquerías que ha juntado. Se da cuenta de eso que guardó pensando que un día lo iba a ocupar y pasan cinco o diez años y jamás lo ocupó ni lo miró. Estos desperdicios no son solamente físicos sino también son emocionales y mentales. Y son peores porque se arrastran a veces rencores o molestias. Yo les doy siempre la receta de pensar si esto que me está sucediendo va a ser importante en tres años más. Pasa el tiempo y las personas están enojadas con alguien o por algo. No se acuerdan del motivo, pero saben que tienen que estar enojados. A veces pasa con los padres y los hijos. Se despiertan con la cara sonriente y de pronto se acuerdan que estaban enojados.

Así que este bolso puede estar bastante pesado. Se pueden arrastrar muchas cosas. Hay que ir eliminando todos esos sentimientos de culpabilidad, hay que perdonarse, hay que solucionar lo que se pueda solucionar, compensar lo que se pueda compensar.

PERDONARSE Y PERDONAR

Es bueno repetir las enseñanzas y escucharlas a propósito muchas veces, porque uno puede tener muy claro algo, pero no es tan fácil realizarlo, llevarlo al mundo. Uno puede decir que ya lo sabe, pero todavía no lo hace. Y hay que hacerlo en un 100% con toda la gente y en todo momento y no solo cuando me acordé o sólo con la persona que no me simpatiza o con las que me simpatizan, con todos. Y me refiero a que en este sentido de perdonarse, de empezar a mirar al futuro, de plantearse nuevas metas, de tratar de ser uno mismo, de experimentar por uno mismo los hechos, de dejar de andar al gusto de los demás, significa erguirse, significa levantar la mirada, aprender a mirar de frente con los ojos limpios. "He cometido errores, pero estoy dispuesto a no seguir cometiéndolos, a no andar culpándote, a aceptarte como eres, con tus virtudes y tus defectos, a que tú eres tan importante como yo". Así es que ¡a levantar la vista! , erguirse, dejar de andar encogidos. Habitualmente lo digo, dejar de andar con la actitud de que a uno lo andan pateando. Y si ustedes van a hablar con alguien y le van a preguntar algo en actitud encogida, nadie los va a respetar. Y como no los respetan, más se van a encoger.

CONQUISTAR SEGURIDAD EN SÍ MISMO

Hay que erguirse y en términos de este arcano El Loco significa no permitir más que nos pongan el gorro de tonto en la cabeza, porque somos nosotros los que permitimos que nos pongan ese gorro. No son los demás los culpables de ponernos el gorro o de ponernos etiquetas. Somos nosotros los que permitimos que nos etiqueten y eso no hay que permitirlo más.

Esto me lo comentó una estudiante:  me decía que durante toda la vida laboral había mirado a la supervisora que estaba a cargo de un sector en donde ella trabaja de abajo hacia arriba, temblaba ante ella, se sentía insegura. Y ahora que ha aprendido y que se ha desarrollado en nuestra escuela (Orden Martinista), se da cuenta que la persona no era como ella la percibía. Me comentó que hasta físicamente la veía más alta de lo que realmente era, que ahora ya la miraba a los ojos, hablaba con seguridad y confianza delante de ella, y que la actitud de la supervisora cambió totalmente. Ahora, en vez de gritar o imponerle cosas, la supervisora viene a aprender de esta estudiante.

Cuando una persona nos parezca más alta de lo que realmente es o más importante, yo digo que hay que aprender a mirarla a los ojos y darse cuenta que es una persona común y corriente. Y que cuando grita mucho y parece muy prepotente es porque en su prepotencia y en sus gritos trata de disimular lo débil que es. Por lo tanto, no hay que temerle. Además la pueden imaginar en pijamas, no con la corbata o en traje de oficina. O imaginar que también el día domingo riega el pasto con una vieja camisa o vieja blusa y con un pantalón viejo. Entonces nos damos cuenta que puede que sea muy culto y que tenga determinadas responsabilidades, pero es una persona y nada más.

EN CONSECUENCIA

Algunas ideas desarrolladas por este arcano:

• Los valores del espíritu no son los mismos que los de la personalidad, no son los mismos que los del mundo ordinario y hay que empezar por descubrirlos.
• Hay que atreverse a reconocerse a sí mismo, a comenzar un nuevo camino, a ordenar la mente interior, a abrirse a nuevas ideas, a perdonarse. Porque de esa manera, teniendo esa valentía, podemos liberarnos del dolor que produce ese perro que está mordiendo al personaje de El Loco.
• Este personaje es la imagen del hijo pródigo que está regresando. Y la imagen del hijo pródigo es que él sale a recorrer el mundo y podemos imaginarlo viviendo muchas experiencias, adquiriendo, comprando muchas cosas —si lo imaginamos en este mundo— y se drogaría tal vez, pero nada de eso tiene el valor de poder volver a la casa y recibir un abrazo.
• Representa el regreso a su realidad espiritual, a su tener que ser, el regreso a la divinidad que hay en él. Descubrir que nada, nada, nada sensorial, nada de la personalidad puede compararse a un acercamiento espiritual.
• Esta libertad de consciencia trasciende todas las cosas del mundo. Pero seguir así en esta inconsciencia, en esta irresponsabilidad, lleva literalmente a una locura, a una disociación de lo que uno es realmente, a perder la noción, a perder la consciencia. Cuántas personas después de toda una vida se preguntan para qué hicieron lo que hicieron, por qué hacen lo que hacen, por qué trabajan en lo que trabajan, para qué. Nosotros tenemos que superar, elevar todas las ideas, toda la intelectualidad, todo el pensamiento.
• La realidad espiritual está más allá de todo eso. Algunos piensan que como la realidad espiritual y trascendente está por sobre la personalidad, es algo que está invisible, más allá, es mejor no pensar, no hacer nada, no responsabilizarse de nada, Deciden irse a un ashram, a un Retiro, a la montaña, dejar de trabajar, deciden renunciar. Luego dicen que son renunciantes y son seres espirituales y nunca han trabajado para nadie. No han sido capaces de ganarse la vida, entonces ¿a qué pueden renunciar si nunca han tenido nada? Esa es una manera de huir. La manera de superar la mente significa precisamente volverse muy activo en ella, ordenarla, acondicionarla de manera correcta, ponerla al servicio de lo espiritual, al servicio de la individualidad. Ser un creador, un transformador y no ser un ente pasivo porque fuimos creados para hacer constructores y transformadores. De esa manera vamos a vencer la limitación de la intelectualidad, no huyendo de ella.
• La historia de la humanidad tiene una buena cantidad de ejemplos de personas que fueron consideradas locas y fueron realmente genios creadores.

PARA IDENTIFICARSE HAY QUE DESIDENTIFICARSE

Resumiendo, esta es la etapa en que se vuelca la mirada a sí mismo. Una toma de consciencia, una especie de inventario de lo que uno es, de lo que ha sido su vida, única manera de poder despegar, de poder renacer a una nueva forma de vivir. Por ejemplo, nadie puede superar un defecto si no se da cuenta que tiene este defecto. Tiene que empezar aquí a trabajar para superarlo. También se da cuenta que tiene ciertas cualidades que desarrollar y si se ahonda en esta etapa, se toma con bastante seriedad. Esto significa estudiarlo, practicarlo y realizarlo un buen tiempo, por lo menos unos meses.

Existen prácticas de desidentificación que ayudan a darse cuenta que uno puede tener muchos defectos o muchas virtudes, pero uno no es los defectos ni las virtudes. Que uno puede tener emociones, a veces buenas, malas, positivas, perturbadoras, breves o muy largas, pero uno tampoco es esas emociones. Que puede tener ideas mejores o peores, más claras o más confusas. Tampoco uno es las ideas ni es la mente. Uno no es los pensamientos, ni las emociones, ni tampoco el cuerpo físico. Es difícil darse cuenta, yo diría más difícil definir, qué es lo que uno es. Pero mediante este método de darse cuenta de lo que no es, entonces, lo que va quedando se acerca a lo que se es, aunque no lo pueda definir. Hay algo intangible, algo más trascendente que no importa que nuestro cuerpo físico cambie, que cambie la edad, que cambie la manera de pensar, que modifique las emociones; podemos cambiarnos incluso de nombre, pero hay algo esencial que seguimos siendo.

Es importante darse cuenta que durante muchos años, hasta antes de hacer este trabajo, viven en función de lo que no son, identificándose con lo que no son. Cuando ustedes intentan describirse lo que son, dicen cómo se llaman, que profesión tienen o qué es lo que hacen. Si los exigen mucho dirán qué es lo que piensan, pero todo eso no son ustedes, y mucho menos son las cosas materiales que posean.

Es un paso importante el descubrir que se ha vivido en función de lo que no se es... ¡cuánto empieza a cambiar la vida cuando se empieza realmente a sentir, a intuir lo que uno es! Y que ese ser esencial tiene ciertas necesidades, ciertos intereses, ciertas motivaciones, un tener que ser, una razón por la cual existe, muy distinta, muy diferente de la personalidad, de lo externo, de lo temporal.

Si este trabajo se hace bien y se culmina en esto, llegamos a una etapa de un verdadero renacimiento, de una verdadera resurrección, en la cual pasamos a una etapa en que adquirimos una nueva personalidad, ahora construida de manera consciente al servicio de la individualidad y del ser espiritual que nosotros somos. Este esfuerzo de ir eliminando por descarte lo que no somos y acallandolo, podemos lograrlo haciendo ciertas prácticas: podemos aprender a relajarnos para poner en silencio nuestro cuerpo físico, aprender a desarrollar la concentración y el dominio mental para dejar la mente quieta, aprender a dejar la vida afectiva, las emociones, tranquilas. Dejar todo lo que no somos en silencio, en quietud, para empezar a sentir lo que somos.

Esto es igual a cuando con el ruido de la ciudad nosotros no podemos escuchar el canto de los pájaros. Pero si se acallaran todos los ruidos podríamos escucharlo. Cuando nosotros acallamos los ruidos de lo que no somos empezamos a escuchar lo que somos, empezamos a sintonizar, a simpatizar con lo más esencial de la creación, porque empieza a vibrar nuestro ser esencial y éste simpatiza, entra en resonancia con el plano esencial cósmico. Y eso se siente como una voz, como una llamada, como una palabra, como una sensación, con algo que no se puede explicar pero que se vive. Y se puede vivir. Si bien hay que hacer un trabajo, no es tan difícil. Si ustedes dedican un tiempo serio a esto, lo van a lograr. Ahí es cuando escucha el llamado, el sonar de una trompeta que viene desde lo alto y pasamos al Arcano XX, El Juicio.

De un seminario realizado por Serval

Algunas respuestas a preguntas del público:

• R.- La individualidad, ¿guarda la información de todas las encarnaciones, de una evolución? No se ve que El Loco está sufriendo... lo está pasando bien.
R.-Sí, pero es momentáneo, porque tal como la lámina lo muestra, él va a caer en el abismo finalmente, que es lo que le pasa a las personas. Llevan su vida común y corriente con todos estos defectos, no son conscientes y les da lo mismo. Y cuando llegan a la vejez, ya no les da lo mismo, pero es demasiado tarde. Se dan cuenta que desperdiciaron su vida, hay enfermedades y tuvieron aspectos que no tendrían porqué tenerlos. La vida se les hizo muy difícil sin tener por qué, pero eso se siente al final del camino. En el momento no se da cuenta y es feliz así. No ha conocido lo que es la felicidad realmente y piensa que eso es la felicidad y que no se puede aspirar a otra cosa. Así que para él está bien.
P.- ¿Por qué hay un cocodrilo y un pantano?
R.- Es otro ejemplo más de la ilusión, es decir, pisar en un terreno que se cree firme y que no lo es. Al pisar un terreno que no es firme se va a encontrar con un enemigo, con alguien que lo va a destruir.